martes, 18 de diciembre de 2012

El arenque rojo



“El arenque rojo” es un libro diferente, es grande para poder guardar muchas sorpresas, y tiene al final un sobre con historias que ocurren en un parque.

Las ilustraciones de trazos delicados y amables esconden significados, narraciones e historias visuales. Al abrir el libro observamos un trocito de un gran parque, como si miráramos desde la ventana de un edificio. Y página a página vemos evolucionar a los personajes en la misma escena. Es divertido, la narración en imágenes primera se complementa con los textos que encontramos al final del libro. La interacción, la imaginación se despiertan y las historias se vuelven un juego.


¿Qué hay en un parque? Gonzalo Moure relata breves acontecimientos cotidianos tratados con ternura y una intensidad maravillosa. “Una flor en el suelo”, “La mujer que se sentía vieja antes de tiempo”, “El joven poeta que escribía versos ingrávidos” o “El flautista y los gorriones”, son algunas de las narraciones que encontramos en “Historias del arenque rojo”. Mientras, Alicia Varela cuenta a través de ilustraciones las historias de Gonzalo Moure, pero muchas otras que podemos observar en el gran lienzo del arenque: una pareja de novios, niños jugando, una chica triste, un fotógrafo de perros, músicos, paseantes, etc. 

“Porque no todos vemos lo mismo en los mismos sitios, una de las cosas apasionantes de la vida”, nos dicen los autores de este espectacular álbum ilustrado, y así es, pues “El arenque rojo” juega con la imaginación y la capacidad de buscar entre sus páginas las historias de Gonzalo o las nuestras propias, y de forma sutil y dulce nos invita a mirar más allá de nuestra cotidianidad y jugar a inventar vidas ajenas. Por eso, la editorial SM ha abierto una web para que los lectores puedan ir contando lo que ellos ven en el parque. Es una gran iniciativa, pues hay tantas historias en “El arenque rojo” como lectores.

Y entonces, ¿quién es el arenque rojo en toda esta historia? Puede ser algo, alguien o uno mismo, el arenque es esa cosa que a veces no nos dejar ver lo importante, o ese animal que nos acompaña y nos distrae de los problemas, o algo que pasa y no notamos su presencia en un primer momento, puede ser muchas cosas, pero eso es algo que tendréis que descubrir vosotros dentro de “El arenque rojo”. 



martes, 11 de diciembre de 2012

Taller periodismo y crítica LIJ: Primera plana


¿Qué entendemos por un buen libro? ¿Existe un periodismo especializado en LIJ? ¿Es necesaria una crítica LIJ? ¿Quieres saber cómo se redacta? ¿Qué relación podemos establecer entre periodismo y LIJ?


Este taller, impartido por Arancha Arnau, responsable del blog El elefante lector y crítica de literatura infantil y juvenil en el diario Siglo XXI, tiene como objetivos analizar el álbum ilustrado desde una perspectiva crítica, profundizando tanto en el texto como en la imagen. Se trata de observar la LIJ desde un punto periodístico. La crítica es bella y, además, necesaria. El taller trata de enseñar a escribir y analizar crítica periodística de álbum ilustrado, invita a compartir entre todos experiencias y opiniones acerca de cómo seleccionar un libro, cómo saber si un texto tiene calidad, cómo analizar una ilustración, acercarnos a establecer unos criterios de valoración en LIJ, etc.

Máximo 10 plazas.


Programa:

0. El periodismo y la LIJ. Las revistas y los blogs. ¿podemos hablar de periodismo especializado?
1. La crítica de libros LIJ. Cómo seleccionar y analizar un álbum ilustrado.
2. Análisis del valor de las ilustraciones en LIJ. El álbum ilustrado, ¿cómo describir las imágenes?
3. Entrevistas LIJ. Cómo preguntar y a quién.
4. Necesidad de una crítica LIJ. Reflexión y conclusiones del curso.


Duración: 1 mes.
Periodicidad: Semanal.
Nivel: Este curso es de nivel inicial.
Requisitos previos: No tiene.
Profesores que lo imparten: Arancha Arnau
Precio del curso: 70 € (más 30 euros de matrícula). Si has hecho durante el año un curso con Atrapavientos, te ahorras la matrícula.
Próximas convocatorias: 7 de enero de 2013.
Cierre matricula: 4 de enero de 2013.
Modalidad de Pago: domiciliación bancaria, transferencia y Paypal.
Más información y matrícula en: cursos@atrapavientos.es

viernes, 30 de noviembre de 2012

Día de las librerías


Hay muchos motivos para comprar en una librería pequeña e independiente:


-Las librerías son espacios culturales, si compras en ellas favoreces la cultura

-Se favorece la diversidad y la libertad de lección

-Apoyas a autores, ilustradores y editores

-Mejoras la economía de la ciudad

-Creas empelo en tu comunidad

-Las librerías son lugares con encanto

-Los libros hablan y los libreros son muy majos

-En las librerías pequeñas los libreros aman a los libros
 
-Para que sigan alegrándonos la vida mucho tiempo más

-Para que siempre existan



Ilustración: Lucía Arnau


¡Feliz día de las librerías!



jueves, 29 de noviembre de 2012

Entrevista David Fernández Sifres


David Fernández Sifres, un escritor que empieza, pero que cuenta ya con dos premios Edelvives: “El faro de la mujer ausente” premio Alandar de literatura juvenil recibido en 2011 y “Un intruso en mi cuaderno” el actual premio Ala Delta 2012.

¿El escritor nace o se hace?
Siempre he dicho que escribir cuesta trabajo, que las historias hay que masticarlas mucho y que, por lo general, las palabras se rebelan, así que, en ese sentido, creo que el escritor se hace. Y se hace leyendo y escribiendo.

Escribir para adultos o escribir para niños, ¿qué diferencias encuentra?
Con los niños se puede tratar prácticamente cualquier tema, pero habrá que cuidar el enfoque, el tono, las palabras. Desde mi punto de vista, por tanto, se puede, pero habrá que “cocinar” el tema para ellos, por razón de su edad, de sus conocimientos, etc. Con los adultos –he escrito mucho relato corto- no hay que tener esa cautela: el enfoque, el tono o el lenguaje los elegirá también el escritor, es obvio, pero sin que uno de los condicionantes sea la edad de los lectores.

¿Es más divertido inventar historias para jóvenes?
Es diferente, pero quizá sí. Cuando eres niño todo vale: un trozo de madera es un coche y un tronco sobre la pradera es un barco pirata. Cuando me siento a escribir me gusta tener esa sensación, la de que todo vale. Y eso es divertido.



Su obra “Un intruso en mi cuaderno” ha sido galardonada con el premio Ala Delta de Edelvives ¿Qué supone ser premiado?
Al margen de la alegría natural (brincos incontrolados, sonrisa perenne y demás), para un escritor novato como yo es una respuesta a una pregunta lanzada meses atrás, al presentar la novela al premio: ¿voy bien por ahí? ¿Sigo? Con el premio te responden: vas bien; sigue.

¿De dónde buscó, surgió, encontró la idea que hizo nacer “Un intruso en mi cuaderno”?
Por primera vez me puse a escribir sin saber cuál era la historia. O más bien, creía que no lo sabía, y fue surgiendo del subconsciente. Lo supe después: plasmé una preocupación de aquel verano y la necesidad que tenía de esperanza. Pero, al principio, solo tenía claro que un niño, al volver del recreo, encontraba una mariposa dibujada en su cuaderno.

Mariano es un niño extraordinario, es imposible no empatizar con él, ¿Cómo construye la personalidad de los protagonistas?
Habitualmente hago fichas con los personajes, pero en esta ocasión surgió de forma natural, acudiendo a recuerdos propios, probablemente comunes a los de cualquier chico; quién no quiso ser astronauta, detective o futbolista, o quién no temió que se rieran de él en clase, o quién no trató de fingir delante de las chicas. Con Mariano se empatiza porque es como cualquiera de nosotros; no es un personaje diseñado.

¿Qué cree que aportan las ilustraciones de Rafael Vivas al texto de “Un intruso en mi cuaderno”?
La historia que se relata, aunque parece sencilla y fluida, es en realidad una historia compleja: pasa de lo detectivesco al drama pasando por el humor. Sin embargo, como digo, la sensación final es de sencillez. Creo que las ilustraciones de Rafa han logrado mimetizarse con ello: son ilustraciones muy trabajadas que consiguen sin embargo el toque de sencillez que acompaña a la historia. Por otro lado, una vez que ves a los personajes sabes que son buena gente y que rebosan ilusión.

La historia de Mariano y su misteriosa dibujante de mariposas se basa en el respeto y en el amor que nace más allá de las primeras apariencias ¿Cree que los libros infantiles y juveniles deben tener cierto contenido didáctico?
Es cierto que los personajes tienen valores, y esos se transmiten al lector, con toda la carga didáctica que ello pueda tener, pero no me atrevo a decir que sea imprescindible. Yo no siempre escribo pensando en ello, pero sí en ocasiones. Con mi anterior novela, El faro de la mujer ausente, juvenil, sí tenía claro que quería transmitir que la guerra existe, que es algo real. Aunque es algo que parece obvio, tengo la sensación de que los jóvenes la han trivializado. Para los que tienen la suerte de no tenerla cerca, la guerra –o la posibilidad de ella- ha dejado de ser real: son solo películas o juegos de ordenador. A mis abuelas se les empañaba la vista si en el telediario aparecían asesinatos, hambrunas u otras tragedias. Nosotros ya no tenemos esa sensibilidad: la de la gente que lo pasó realmente mal.


 
¿En quién piensa cuando escribe, en los lectores quizá?
Es inevitable. Supongo que en alguna entrevista, hace años, pude decir que no lo hacía, pero ahora que visito colegios e institutos y que charlo con los chavales me es difícil no pensar que lo que estoy escribiendo en un momento dado es posible que lleguen a leerlo. Y quiero que les guste, que les atrape la historia y que cuando pasen la última página les quede la sensación de que les ha merecido la pena leer ese libro.

Si tuviera que escribir un decálogo para el escritor LIJ, ¿cuál sería su primer punto?
No para un escritor LIJ, sino para un escritor: ten algo que contar.

¿Qué leía de pequeño?
Me recuerdo sentado en el parqué o en una alfombra roja, junto a una ventana por la que entra el sol, devorando libros de Los Cinco, de Enid Blyton: aventura, amigos, misterio, independencia, acampadas, colchones de brezo y pasteles de carne. Tengo claro que, en gran parte, somos lo que leímos de niños.



¿Nuevos proyectos?
Probablemente el mes próximo comencemos a editar una nueva novela infantil que publicará también Edelvives. Y ando liado con una historia juvenil que voy dejando aparcada cada poco porque se cruzan otros proyectos. Está ambientada en la bohemia parisina de fines del XIX. Es una historia que escribiría igualmente aunque me dijesen que nunca sería publicada (lo que, de hecho, puede ocurrir). Me apetece mucho.

¿Nos recomienda un escritor, un libro y un ilustrador que le gusten especialmente?
Jordi Sierra y Fabra, “Marina”, de Carlos Ruiz Zafón, y Ada García, a la que le tengo un cariño especial porque ilustró mi primera novela infantil: ¡Que viene el diluvio!





viernes, 23 de noviembre de 2012

Un secretocreto!

Foto David Maynar



A principios de octubre el escritor Jorge Gonzalvo estuvo con los alumnos de los centros de educación especial de Atades (Zaragoza) realizando unos talleres de escritura de cuentos. El resultado de este trabajo lo pudimos ver ayer en la presentación del libro “Un secretocreto!”, esta obra recoge seis textos de seis chicos con mucha imaginación acompañados de las ilustraciones de dibujantes aragoneses (Alberto Gamón, Blanca Bk, BernardoVergara, Dani García-Nieto, David Adiego y David Maynar). 

Foto Iván Ordovás

 De un taller de literatura pueden salir ideas, amistades y libros como “Un secretocreto!” escrito por Noelia Gimeno, Daniel Orós, Darío Impolonia, Eduardo Rubira, Andrés Statella y Mario Bosqued. Estos chicos estuvieron con Jorge Gonzalvo adaptando textos clásicos en  los talleres, de manera que con imaginación, mucha simpatía y humor conocemos a Caperucita azul, a la Vaga durmiente, a Apio y Borraja, el secreto de Peter Pan, al violinista que vivía en un pueblo rico y avaro y por último, Noelia Gimeno nos cuenta su versión de Blancanieves a través de un divertido diálogo en “Espejico, espejico”.

Ilustración Blanca Bk

"Un secretocreto!" un libro solidario patrocinado por la Obra Social de Ibercaja y DASA. Se puede adquirir en las oficinas de Atades, en la página http://ikiora.com y en librerías aragonesas. También se podrá adquirir en el rastrillo navideño de Aades en la Plaza de Aragón de Zaragoza los días 29 y 30 de noviembre y 1 y 2 de diciembre. Los beneficios de la venta irán íntegramente destinados a FUNDAT, fundación aragonesa promovida por Atades, dedicada a la tutela y curatela de personas con discapacidad intelectual.

 

“Una de las experiencias más emocionantes y divertidas que he vivido en un taller de escritura. Chavales que tienen mucho que enseñarnos” Jorge Gonzalvo. 


martes, 20 de noviembre de 2012

Claro de luna


Qingyun Huang
Ilustraciones de Peilong Liang
Faktoría K de libros



 “Claro de luna” editado por Faktoría K de libros es una pequeña joyita, es uno de esos álbums ilustrados que quieres colgar en la pared como si fuera un cuadro. Pero es un libro, un libro especial por su formato, por sus ilustraciones y por su contenido.

“Claro de luna” contiene 43 canciones e historias cortas en forma de verso, escritas en chino, traducidas a español y transcritas para facilitar su lectura en la lengua original. Los textos e ilustraciones tendentes al bucolismo narran la vida en el campo de sur de China, fiestas populares y juegos infantiles.

Las alegres canciones encierran metáforas con mensajes vitales. Cada uno de nosotros puede descifrar y ver en cada palabra un significado diferente, nosotros creemos que la tradición y la agricultura son en esta recopilación de versos un mensaje de libertad. 

"Pequeño azadón
suena: ting, tong.

¿Qué es lo que excavas?

Excavo un gran hoyo.

¿Qué es lo que plantas?

Un árbol grande y verde.
Le crecerán las hojas
y se convertirá en un paraguas.

El árbol que planto
te resguardará del sol
y te protegerá del viento."

 Las preciosas ilustraciones con motivos tradicionales utilizan dibujo con tinta china, pero Peilong Liang actualiza el estilo haciendo evolucionar la técnica, así pues, el resultado es un conjunto de gotas de tinta que forman figuras y componen la ilustración final. La denominada técnica de la “tinta derramada”. 


 La traducción corre a cargo de Mónica Ching Hernández, ella abre el libro con una breve explicación de lo que “Claro de luna” significa. Hace referencia al vínculo con lo natural que todos poseemos como seres humanos, a la infancia, al juego cotidiano, y la capacidad de invención y diversión sin necesidad de emplear ningún objeto concreto.  También nos cuenta la difícil adaptación de los textos originales, por sus onomatopeyas, los regionalismos, el lenguaje infantil y la estructura común de cuatro sílabas del idioma chino. 

“Claro de Luna” nos transporta a otro mundo, a una forma diferente de vivir, más armónica, más natural, más vital, a la que deberíamos recurrir más a menudo.

lunes, 29 de octubre de 2012

Un intruso en mi cuaderno


El otro día estuve dando una vuelta por las librerías de la ciudad, esos establecimientos que ahora dicen que desaparecerán con el tiempo, debido a las nuevas tecnologías y al poco gusto por la lectura. Esperando que solo sea una evolución y no un final, me adentro directa a la sección de infantil, me llamó la atención la portada de “Un intruso en mi cuaderno”, al ser la obra ganadora del último premio Ala Delta de la editorial Edelvives, encontré muchos ejemplares apilados en la estantería. No pude esperar a leerlo, ¡qué gran rato pasé!

“Un intruso en mi cuaderno” es uno de esos libros como tesoros que te hace querer más a la literatura. David Fernández cuanta la historia de Mariano, un niño que un día encuentra una preciosa mariposa en su cuaderno y decide investigar quién ha sido el autor del misterioso dibujo. Destaca la calidad narrativa de la obra y la cercanía y naturalidad con la que cuenta los acontecimientos, también el lenguaje adaptado a la edad a la que se dirige, pero capaz de emocionar a cualquiera. Texto cargado de sensibilidad sin ser ñoño, en el que cada expresión se carga de un estilo y visión personal. Desenlace doblemente conmovedor con un epílogo a modo de salto en el tiempo que adorna la historia de una cálida realidad y un dulce final.

La caracterización de los personajes es apasionante, el escritor demuestra una gran capacidad para transmitir a través de los dos niños protagonistas. Mariano, es un niño, más tarde un hombre, que todos querríamos conocer. El misterioso autor de las mariposas despierta en Mariano amor y cariño, sentimientos que sirven para romper la barrera de las primeras apariencias.

Las ilustraciones de Rafael Vivas son muy buenas compañeras de esta historia. Con cierto toque de ingenuidad infantil, aparecen y desaparecen entre las palabras cargadas de creatividad.  

El dinamismo narrativo junto a la emoción y emotividad de la obra la hacen indispensable y una gran aventura para el público infantil. Con libros como “Un intruso en mi cuaderno” sí se anima a la lectura, sí entran ganas de leer, sí se puede leer un libro de una sentada y se puede soñar e imaginar con las palabras. Con suerte, con autores como David Fernández, los pequeños lectores recobrarán el gusto por la literatura y así, igual, menos librerías tendrán que cerrar. 






jueves, 4 de octubre de 2012

La conejita Marcela






“La conejita Marcela” se publicó por primera vez en 1980, y lo editó Lumen, editorial que fundó y dirigió Esther Tusquets, la escritora del libro. Hoy Kalandraka, con muy buen criterio lo reedita con nuevas ilustraciones de María Hergueta, una joven ilustradora que demuestra talento. El libro está presente por dos motivos poco alentadores. Por un lado, resulta actual la temática, pues trata sobre el racismo y las diferencias e injusticias sociales, contado a través de la conejita Marcela. Por otra parte, la escritora y editora Esther Tusquets murió el pasado 23 de julio. Con la crítica de este libro se pretende, por un lado, homenajear el trabajo de Esther Tusquets, y por otro, agradecer a Kalandraka la reedición de libros pasados, que deben estar también hoy entre las estanterías de las librerías, las bibliotecas y en los hogares.

El texto de Esther Tusquets narra la historia de una conejita singular, que nació con un ojo “loco” que curiosamente le otorgaba mayor visibilidad para poder evidenciar mejor las diferencias entre los conejos negros, como ella, y los conejos blancos. 










Siento simpatía por la personificación de animales en los cuentos para el tratamiento de temas delicados. Además, es algo que gusta a los niños, los animales son simpáticos, en este caso, la conejita Marcela, con sus defectos y su rebelión contra las diferencias establecidas entre los conejos negros y los blancos, muestra una figura con gran personalidad y marcada defensa de la igualdad.

Como hemos dicho, Marcela es una conejita distinta a los demás habitantes de su comunidad. No soporta observar diferencias entre las dos especies de conejos que viven en el río. Por eso, un día decide irse de aquel lugar. Lo malo es que la protagonista Marcela llega a un destino donde no encontró a penas cambios: “todo ocurría al revés pero todo era lo mismo: unos bebían el agua limpia y otros el agua sucia, unos comían buen pasto y otros hierba reseca, unos pisaban y otros eran pisados”. 




La forma narrativa y la temática recuerdan a los libros de la Adela Turín, que luchó por la defensa de los derechos de las mujeres. La narración en tercera persona, simula un relator, que en tono amistoso, va contándonos el cuento, acompañando a Marcela en su viaje hasta un destino amoroso.

La editora Kalandraka ha apostado por una joven ilustradora que empieza en el álbum ilustrado, y lo ha hecho del todo bien. La mezcla de un texto escrito en 1979 con ilustraciones elaboradas a penas un año, resulta una combinación maravillosa. Además, María Hergueta parece que haya querido fusionar unas ilustraciones, donde observamos unos conejos que parecen grabados más clásicos, con composiciones, fondos y colores originales y novedosos.

Tusquets fue y será una mujer inteligente, que aportó mucho a la cultura, la edición y la literatura en este país, que luchó por publicar calidad, que dio oportunidades a escritores estupendos y que por eso ahora tenemos suerte de leer libros sorprendentes, los que publicó y los que escribió. Y “La conejita Marcela” es uno. Lo que sí resulta alentador, es que hoy hay personas que siguen trabajando igual que Esther Tusquets, y así podemos sentir que los libros continúan vivos.




Publicado en Siglo XXI

lunes, 24 de septiembre de 2012

Entrevistamos a Susanna Isern

 
El elefante inaugura el otoño con una entrevista a la escritora Susanna Isern. La autora comenzó su andadura LIJ con la publicación de ¡Pilú Pilú! en 2011 y desde entonces ha publicado cinco títulos más, que han sido traducidos, entre todos, a una decena de idiomas. Escritora, psicóloga y madre, de textos cariñosos y divertidos, le deseamos una larga trayectoria. 
 
¿El escritor nace o se hace?
En mi caso han sido un poco las dos cosas. Ya de niña me gustaba mucho escribir, tenía una libreta que llevaba a todas partes y en ella iba escribiendo historias y poesías sencillas que se me ocurrían. Pero para poder llegar a cumplir el sueño de publicar he tenido que trabajar duro, no hubiera sido suficiente con aquellas ganas de escribir. Desde la adolescencia he escrito decenas de cuentos que, aunque están en un cajón, me han ayudado a aprender, a encontrar estrategias que me funcionan, a escribir un cuento bonito… Pero todavía me queda un largo camino y mucho, mucho, por mejorar y aprender.

¿Qué significa escribir para niños?
Para mí significa algo muy serio. Creo que hay que ser responsable, respetuoso y tener una sensibilidad especial a la hora de escribir para los más pequeños.


 

¿Podría extraer un denominador común en sus textos?
La mayoría de ellos tienen una estructura tradicional: inicio, nudo y desenlace. Por ahora me siento más cómoda con las historias que con los textos que enumeran.

¿Qué cree que hace falta en un texto LIJ actual para considerarlo bueno?
Supongo que son necesarios varios requisitos que variarán, además, dependiendo de los gustos de cada lector. Pero creo que es sumamente importante que emocione de alguna forma, que no deje indiferente.



 
¿Hacia dónde se encaminan los escritores LIJ actuales?
En mi caso voy a tratar de adaptarme a las necesidades y demandas de cada momento, pero sin perderme nunca de vista a mí misma, a lo que yo quiero.
En concreto pienso que es interesante abrirse también a las nuevas tecnologías. Hace unos meses me propusieron escribir un texto para ser editado en formato digital y no me lo pensé dos veces.

¿Piensa en cómo podrían ser las ilustraciones mientras escribe?
Inevitablemente siempre aparecen imágenes en mi cabeza. Pero, a no ser que sea un texto que esté planificando de antemano compartirlo con un ilustrador concreto, no suelen ser ilustraciones muy definidas ni con un estilo en particular.

 

¿Piensa en alguien cuando escribe, en los lectores quizá?
En algunas ocasiones escribo para mis hijos. Tengo tres niños pequeños que adoran los cuentos. Ellos me ayudan a ver si un texto puede funcionar o no.
Pero la mayoría de las veces no pienso en nadie concreto. Simplemente me dejo llevar por una historia. Es al final, cuando la acabo, que me pregunto si la historia es buena o no, a qué tipo de lectores puede interesar, en que editorial puede encajar…

Si tuviera que escribir un decálogo para el escritor LIJ, ¿cuál sería su primer punto?
Déjate llevar por historias que te emocionen.

¿Cómo fue publicar por primera vez? ¿Le costó mucho conseguirlo?
Fue increíble, un sueño hecho realidad. Me costó algún que otro disgusto, pero no me quejo de cómo han ido finalmente las cosas. Ahora estoy feliz.



¿Es más fácil publicar hoy?
Teniendo en cuenta el boom del álbum ilustrado y que muchas editoriales apuestan más por las novedades que por las reediciones, supongo que sí.

¿Qué aconseja a los nuevos escritores LIJ?
Que trabajen muy duro y que no pierdan nunca la esperanza si realmente confían en su trabajo.


¿Cree que las historias escritas para niños deben tener cierto contenido didáctico?
Creo que, aunque no estén pensadas expresamente para ello, de alguna forma todas las historias enseñan algo. Y eso es bueno.

¿Qué leía de pequeña?
Me gustaban los cuentos clásicos y los libros de misterio y de terror.

¿Nos recomienda un escritor y un libro que le gusten especialmente?
Escritor: Roald dahl.
Libro: “La vida de Pi”, del escritor Yann Martel.

Muchas gracias por la invitación. Ha sido un placer.











lunes, 17 de septiembre de 2012

El lagarto está llorando. Federico García Lorca

Ilustración Cristina Bueno
El lagarto está llorando.
La lagarta está llorando.


El lagarto y la lagarta
con delantalitos blancos. 


Han perdido sin querer
su anillo de desposados. 


¡Ay, su anillito de plomo,
ay, su anillito plomado! 


Un cielo grande y sin gente
monta en su globo a los pájaros. 


El sol, capitán redondo,
lleva un chaleco de raso. 


¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos! 


¡Ay, cómo lloran y lloran,
¡ay! ¡ay! cómo están llorando!

miércoles, 1 de agosto de 2012

"Mi abuelo" y otras novedades de MacMillan

 
En la última colección de libros de la editorial MacMillan podemos encontrar todo tipo de libros infantiles, desde los más llamativos y vistosos, los clásicos libros que apuestan por enseñar conceptos básicos a bebés, libros de lectura por edades, didácticos, etc. Pero el que nos ha sorprendido por su belleza y su ternura es el álbum de Marta Altés, “Mi abuelo”

"Mi abuelo” es una de esas historias que dicen mucho con pocas palabras. También es uno de esos álbums que gustan porque son preciosos.

 Es un acierto que MacMillan apueste por esta edición, quizá sea el inicio de un cambio que ya se observa en LIJ. Un cambio hacia un álbum ilustrado con un contexto mayor de belleza, de trabajo bien hecho, de ilustraciones sencillas pero a la vez intensas, de literatura de calidad, de un cambio en el color, de libros que gusten porque desprenden ilusión, arte y emoción.




Rebuscando en el cofre también hemos encontrado libros que nos han gustado, como la colección de las aventuras de Esmeralda y Lina, de Sara Rojo, el simpático libro para aprender las horas de Roberto Aliaga y Marta Antelo, las dos divertidas publicaciones de Emily Gravett y la historia hermosa que narran Julia Donaldson y Alex Scheffler acerca de “El dragón Zog”. 












De la colección librosaurio libros para leer divididos por edades, “El Mago Bruno” de Javier Fonseca, ilustraciones de Rocío Martínez y la colección ENTREsombras de Roberto Aliaga, ilustraciones de Roger Olmos, son sorprendentes cada uno en su temática, pues Bruno es un aprendiz de mago con mucho amor por los animales y Entresombras narra una misteriosa historia con ciertos toques de terror. 













Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.