miércoles, 21 de diciembre de 2011

YO QUERÍA UNA TORTUGA


La protagonista de esta tierna historia desea una tortuga con todas sus fuerzas.
En contra de lo que sus padres le dicen, ella va a comprarla. Todo es felicidad, hasta que la tortuga crece sin cesar y rompe el techo de la casa. ¿Qué hace entonces la pequeña?


 
Esta historia de amor entre una niña y su mascota, está editada por el Fondo de Cultura Económica y escrita e ilustrada por Beatrice Alemagna en colaboración con Cristiano Mangione.





 
En esta historia nosotros destacamos el original final, tan entrañable a la vez que divertido, junto con las dulces y sensibles ilustraciones.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

ENTREVISTA IBAN BARRENETXEA

Hablamos con Iban Barrenetxea, ilustrador nacido en Elgoibar en 1973. Acaba de recibir dos premios por “Bombástica naturalis” (A buen paso, 2010), placa de honor en la Bienal de ilustración de Bratislava y el premio de ilustración en los Premios Euskadi de Literatura 2011 que concede el Gobierno vasco, donde “El cazador y la ballena” (OQO editora, 2010) también ha quedado finalista. Lo que más le gusta es la ilustración y la literatura, así que se declara un tío con suerte por tener esta profesión que conjuga ambas cosas. Algunas de sus ilustraciones son expuestas en Sàrmede, Italia, en la 28ªedición de la exposición “Le immagini della fantasia”. 

 
¿Cómo se dio cuenta de que lo suyo era la ilustración?
La mejor forma que he encontrado para tratar de explicarlo es que lo único que hice fue dejar de hacer cosas que me hacían mucho menos feliz. El resto ha sucedido de forma muy natural. Creo que lo único constante que ha habido a lo largo de mi vida ha sido que me gustaban los libros y que me gustaba dibujar, pero jamás había imaginado que esto pudiera convertirse en mi profesión.

 Ha recibido dos premios en muy poco tiempo, ¿qué siente cuando le reconocen su trabajo?
Una especie de “reafirmación”, lo mismo que cuando un perfecto desconocido te dice que lo que haces le ha provocado alguna impresión especial. Es la sensación de que no sólo estás haciendo lo que quieres, sino que además lo que haces puede llegar a tocar a otras personas. Y eso es maravilloso. Además, la parte económica de un premio supone la posibilidad de alquilar tiempo extra para seguir esforzándome en crear libros que  justifiquen todo este apoyo que estoy recibiendo.

 
¿En que medida le influyen en sus textos e ilustraciones sus gustos por la literatura clásica de Shakespeare, Virginia Woolf o Jane Austen?
Estos y tantos otros... en todo,  y no sólo en mi trabajo, pero también es algo difícil de explicar. Creo que la raíz de lo que hago está en la literatura. Lo mío con Inglaterra fue un flechazo total, me encanta su literatura desde un punto estético, su sentido del humor que no está ausente ni siquiera en los libros más “serios”, el ritmo de su idioma, etc... En realidad siempre he vivido rodeado de libros y será difícil que llegado el día la Parca me pille muy lejos de alguno; dijo Iban justo antes de morir aplastado por varias estanterías de Ikea sobrecargadas de clásicos de literatura inglesa.

 Pertenece a Pencil, Agencia de ilustradores, ¿cómo cree que ayudan las agencias a dar a conocer el trabajo de un ilustrador que comienza?
En mi caso el papel de Pencil ha sido fundamental y no sólo por algo tan importante como su labor a la hora de promocionar mi trabajo y establecer vínculos con las editoriales. Lo más importante es que su trabajo me permite dedicarme íntegramente a lo que realmente quiero: a ilustrar y crear libros. Y a hacerlo con la tranquilidad que me proporciona saber que los complejos aspectos prácticos que rodean a esta profesión están en manos de unas personas con una enorme experiencia, conocimiento del medio e implicación. Además, son las mismas manos en las que también han depositado su confianza muchos reconocidísimos profesionales a quienes admiro. En definitiva no puedo más que estarles agradecidos por todo lo que me están ayudando.


 En su presentación de Pencil se dice de su trabajo que “el absurdo y la casualidad forman parte de su paleta”, ¿parte de estos componentes son necesarios para crear a personajes como Dr. Bombastus Dulcimer, el protagonista de “Bombástica Naturalis”?
En realidad yo no tengo nada que ver... los personajes nacen y después las cosas suceden y son ellos quienes se comportan de forma absurda y terminan complicándose la vida sin necesidad. En fin, como en la vida misma.

 ¿Cómo es su relación con las editoriales con las que trabaja? ¿destaca el trabajo de alguna en concreto?
Siempre tendré mucho cariño a OQO, que fueron los primeros en abrirme sus puertas. Con “A buen paso” la editorial de Arianna Squilloni he realizado dos libros como autor de texto e ilustraciones, lo cual significa que es la que más ha tenido que aguantarme. Pero mi relación con todas las editoriales con las que he trabajado ha sido muy, muy buena y me he topado con personas interesantísimas con las que ha sido un placer trabajar. 

 
En la revista Babar, definen su estilo como inconfundible, minucioso y detallista, caricaturesco y decimonónico. ¿Está de acuerdo?
No sé... Sí que soy bastante maniátiquillo con los detalles... es que me resulta muy difícil definir lo que hago, y cuando los demás dicen esas cosas me pongo como un tomate y sonrío como un bobo...

“Bombástica Naturalis” encanta y mucho, es difícil responder a esto, pero ¿qué ingredientes cree que son necesarios para elaborar un libro que guste tanto?
No se me ocurre otra cosa trabajar con total sinceridad y con dedicación, creyendo en lo que uno hace. El resto lo ponen los lectores. 

 
¿Nos podría definir la Literatura Infantil y Juvenil?
Ni idea... Supongo que es cada lector quien define la edad del libro que tiene en sus manos. Y no me refiero sólo a distintos lectores de distintas edades que leen un mismo libro, sino a un mismo lector que acude al mismo libro en distintos momentos de su vida y se encuentra con... dos libros diferentes, mmmh... porque... él mismo es  el mismo pero es... diferente.  Bueno, algo así.
Un día, en uno de mis frecuentes ataques de histeria mientras trabajaba en “Bombástica Naturalis” escribí desesperado a Arianna: “¡Debo estar loco! ¡¿Estoy haciendo un libro de botánica para niños aficionados a Jane Austen!?” A lo que Arianna, que es muy lista, respondió “No, estás haciendo un libro para niños que algún día leerán a Jane Austen”, lo cual me parece la forma más maravillosa del mundo de ver lo que hacemos.

¿Qué leía de pequeño? ¿y ahora?
Me encantaban los de aventuras, los de Julio Verne, Los Tres Mosqueteros, Robinson Crusoe, Stevenson... También leía aquellos tebeos de “Joyas Literarias Ilustradas”, los de Astérix... con 12 ó 13 años me entusiasmé con Tolkien, aquella edición en un tomo que seguro que conocen todos los de mi generación. Hoy en día sigo con los clásicos, sobre todo de literatura inglesa y rusa, bastante poesía (casi siempre también de autores “clásicos”), y siempre estoy leyendo alguna biografía o algún libro de historia u otro tema que me interese. También tengo algunos “placeres culpables” literarios, pero jamás los confesaré.


¿Qué texto le gustaría ilustrar?
Muchos... Pero también he aprendido que el hecho de que me guste un autor o un texto no significa que sea capaz de ilustrarlo.

Acaba de salir otro libro suyo de A buen paso titulado “El cuento del carpintero”, pero ¿qué nuevos proyectos le esperan?
Mi próximo proyecto será comprar una estantería más resistente, por si las Parcas,... Durante los próximos meses saldrán dos libros que he ilustrado durante este año. Uno de ellos es “Otra vuelta de tuerca” de Henry James en una colección de clásicos de la editorial Teide que también cuenta con otros títulos de un montón de buenísimos ilustradores. Para este libro he tenido que ponerme serio y cambiar mi registro. James es uno de mis escritores favoritos, así que ha sido muy interesante además de aterrador por lo que eso supone para mí. Tengo varios libros más para el año que viene, ahora mismo empiezo uno para el Fondo de Cultura Económica de México, lo que significa que al fin uno de mis libros va a cruzar el Atlántico, algo me ilusiona mucho. Y en algún momento del año que viene espero tomarme un tiempo para centrarme en algunos proyectos personales.

¿Quiere recomendar un cuento, un ilustrador o un escritor al elefante lector? Por se un elefante tan majo, te recomiendo los tres en uno:
“The Twits” (“Los cretinos”), Quentin Blake, Roald Dahl.




martes, 13 de diciembre de 2011

YO

“Yo” es la historia de un alegre oso nacido del ingenio de Philip Waechter y publicado por Lóguez.

 
Nuestro protagonista parece ser fuerte, saber lo quiere, ser positivo, hasta que en algunos momentos…necesita a alguien muy especial.



Un texto entrañable con unas ilustraciones divertidas y simpáticas, y que transmite valores como la empatía, el cariño, el respeto y la complicidad.



 Todos, no solo los más pequeños nos sentimos identificados con esta historia de felicidad. 

 
"En ocasiones, noto que soy algo muy especial". Gracias por este libro. 




lunes, 12 de diciembre de 2011

MELENA

Nos gusta mucho Melena de Pablo Albo y Riki Blanco, publicado por Faktoría K de libros.


 
Sobre todo, porque es divertido, de soltar una carcajada, no solo de esbozar una sonrisa al leerlo. También destaca por su calidad narrativa. 


 
Trata el amor de una forma sutil, como de pasada, de puntillas, pero es el tema principal, que para nosotros da sentido a la aventura del protagonista. 

 
El chico tiene una selva en la cabeza y le gusta Mariola. Tiene que cortarse el pelo, pero le da pena abandonar la flora y la fauna que lleva consigo, así es, en su pelo pasean jirafas, avestruces, elefantes… llega un momento en el que la cosa es insostenible, y gracias a Mariola consigue solucionar el problema.

 
Las ilustraciones aunque oscuras iluminan al texto, y le acompañan en su comicidad. 


 
Es un libro muy recomendable, sobre todo para animar a la lectura, porque leer es divertido, y con libros como “Melena” más.


 
*Nos os vayáis sin pasar por las webs de Pablo Albo y Riki Blanco, hay muchas cosas interesantes.

martes, 6 de diciembre de 2011

FÁBULAS MORALES DE UNA VEZ PARA SIEMPRE



Este libro publicado por A buen paso (2010) es necesario, ¿os habéis fijado en el título? “Fábulas morales de una vez para siempre”. Por un lado, fábulas, que recuperan esa clásica forma de narración con moraleja, y por otro, la cada día más necesaria moralidad. Lo de “una vez para siempre” ya lo explica el autor en el epílogo, dice que “la expresión apela a la conservación en la memoria y no a la imposibilidad de un cambio de moral, imposibilidad en la que no creen los autores”. 


“En la cola, una ballena que, llegada a la mitad del trayecto, detuvo su marcha, hizo una defensa de todos los puntos cardinales y se negó a seguir”

Estas fábulas escritas por Grassa Toro se dirigen a los jóvenes, entendiendo por joven cualquier persona con ganas de aprender. Al igual que otras fábulas clásicas como las de Samaniego, son cuentos con humor donde los protagonistas son animales antropomorfos, gráficos y delicados, logrados por la ilustradora Meritxell Duran. 



“Esa noche los lobos comieron lobo mientras afirmaban que nunca habían probado oveja tan exquisita”


Con un lenguaje poético e irónico, nos cuentan las historias de lobos, gallinas, ballenas, gorilas, flamencos… que sienten, odian, engañar, envidian, desean, es decir, viven exactamente como las personas.


“La gorila le pidió al gorila una prueba de amor”


Ha recibido todos estos premios: Diploma ilustración, Selección diseño de cubierta, diseño de libro, aplicación tipográfica, Premios Visual 2010, White Ravens 2011, Premio Junceda, Ilustración adultos 2011 y Segundo Premio Nacional Libros Mejor Editados, Ministerio de Cultura, 2010.

Altamente recomendable. Para ver un poquito: http://www.abuenpaso.com/libro/f-bulas-morales



sábado, 5 de noviembre de 2011

ENTREVISTA MÓNICA CARRETERO


Mónica Carretero, ilustradora alegre y colorista ha sido recientemente galardonada en el concurso de literatura International Latino Book Awards 2011. Apasionada en su trabajo y amante de la literatura infantil nos habla acerca de su trabajo, sus experiencia y su visión de la LIJ.




¿Por qué dibuja?
Porque para mí dibujar se ha convertido en algo vital. Cuando empecé, pintar era algo que simplemente me gustaba, ahora es algo esencial en mi día a día. Es como cuando me como a besos a mi hijo en un ataque de amor. Es visceral. Necesito dibujar para vivir. No exagero, es la pura realidad.
 
Sus libros Manual de Piratas y La gallina Cocorina, escrito por Mar Pavón fueron galardonados en el concurso de literatura International Latino Book Awards 2011. ¿Qué suponen los premios para usted?
Suponen un reconocimiento de un grupo de gente amante de la LIJ, en este caso. Me hace ilusión. Y este premio en concreto da más publicidad a los títulos en USA. Es importante tener estos pequeños “regalos”, porque esta profesión implica mucho trabajo, mucho esfuerzo, muchos momentos de soledad y un premio siempre te hace sonreír y decirte: “¡Bueno Mónica, a lo mejor es que lo estás haciendo bien! Pero lo importante es saber motivarte día a día aunque no haya premios.



Ha participado en la exposición En el fondo del cajón de Envuelto para relato. Este tipo de eventos ayudan a dar a conocer la LIJ. ¿Cómo cree que se encuentra la LIJ española?
Creo que está en un momento espléndido. ¿Alguna vez se publicó tanta LIJ en España? ¿Cuándo ha habido tal cantidad de buenos profesionales que dedican sus vidas a esto? Creo que ahora se le está dando toda la importancia que tiene. A veces creo que el mercado está saturado. ¡Se publica tanto! Pero es que hay tantas cosas que contar…



¿Cuál fue su primer libro publicado? ¿Qué sintió al verlo?
“Marta y el hada Margarita” escrito por Mónica Rodríguez y editado por Alhambra, la actual Pearson. Nos apadrinó Gonzalo Moure, al que siempre le agradeceré su interés y la editora se llama Ana Mª Maestre.
Acabo de recibir hace unos días un ejemplar porque ya van por la 4ª edición. Ahora lo miro con ternura y un poquito de sonrojo, pues las ilustraciones son tan ingenuas…  La primera vez que lo vi, no paré de sacarle fallos, en lo que a mi trabajo respecta, ¡claro! Es un trabajo muy, muy de principiante pero el texto de Mónica le da todo el sentido al librito.



¿Cómo es ahora su relación con sus editores?
Excelente. Mi relación con ellos siempre ha sido muy buena. Durante el tiempo en el que estás trabajando es su libro la relación es muy estrecha. Acercarte a un editor es complicado, establecer una relación profesional con ellos es difícil pero una vez que lo haces es genial, porque los dos trabajamos mano a mano para crear un libro, ambos deseamos que el resultado sea el mejor. Es esencial entenderte muy bien, saber captar qué quiere, esto exige tener mucha empatía con ellos.

¿Es difícil abrirse camino en la ilustración? ¿Qué cuesta más?
A ver… Sí, es difícil. Quizá lo más complicado sea no desilusionarte, no perder la esperanza cuando las cosas no salen desde el principio. Saber quién eres como profesional y no perderte, para gustar, en quien no eres. Esto es muy importante. Incluso cuando ya estás publicando hay momentos complicados, momentos de inseguridad porque, a veces, te parece que nada te sale como querrías. Te parece que todos son mejores ilustradores que tú. Que los demás evolucionan y tú no. Quieres dibujar cada vez mejor y como todo en esta vida exige paciencia. Es una profesión en la que uno pasa muchas horas solo, y esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Es fundamental ser muy constante, muy tenaz, estar muy, muy ilusionado y tener claro que quieres dedicarte a esto pase lo que pase. Hay que trabajar muchas horas, hacer cientos, y cientos de dibujos, y no exagero.
Y luego también está el tema económico, un ilustrador no gana mucho dinero, a no ser que tengas un gran nombre, pero por lo general es un trabajo que en situaciones normales no te hace rico.
Pero para mí dedicarme a la ilustración y a escribir cuentos es lo mejor que me ha podido pasar. Es realmente grandioso.



Además de ilustrar y escribir cuentos, tiene una tienda donde realiza tarjetas, chapas, tazas, retratos de familia, todo personalizado y por encargo. Pero ¿algún otro proyecto que le gustaría llevar a cabo?
Sí, la ilustración abre un gran abanico de posibilidades para plasmar tu creatividad. Y para poder vivir de esto, es importante tocar muchos palos.
Me encantaría hacer dibujos animados con alguno de mis personajes. Eso me volvería loca.

¿Qué le inspira?
Muchas escenas cotidianas. Muchas conversaciones con mi hijo. La buena literatura y los buenos cuadros. Pero sobre todo me inspiran los momentos previos al sueño. Es entonces cuando mi cabeza se dispara.

¿Qué técnicas emplea al ilustrar?
Sobre todo la acuarela. Me encanta el resultado de sus colores, las distintas intensidades que se pueden conseguir. Me encanta oler el papel cuando se humedece. Y utilizo mucho el ordenador para terminar las ilustraciones. Es un compañero perfecto.



¿Podría definir la literatura infantil y juvenil?
Es el mayor cimiento, la mayor y más importante estructura sobre la que crecemos. Ni imaginamos lo que un buen cuento nos ha podido ayudar y marcar en la infancia. La LIJ es una muy buena amiga o hermana mayor en la infancia y una gran amiga y compañera cuando crecemos.

¿Qué leía de pequeña?
A Mafalda, Charlie y la fábrica de chocolate, Momo, Esther y su Mundo, Los cinco o Celia.

¿Qué cuentos ha leído últimamente?
Los dos últimos que me han regalado mi marido y mi hijo: “Alicia” de Dautremer Y “Adivina cuánto te quiero”

¿Nuevos proyectos que nos pueda contar?
A principios del mes que viene ya estará en las librerías el Manual de brujas. Ahora preparo un “Manual de Princesas” que va a quedar muy, muy bonito. Y tengo por ahí tres proyectos que estoy haciendo despacito pero con mucha ilusión. Entre ellos corretea una monstrua peluda. También tengo un proyecto para la editorial Sieteleguas, cinco libritos de la primera vez que un niño va al dentista o hace un viaje en avión etc. Y un libro para Imaginarium sobre un abuelo y sus nietos.



¿Quiere recomendar un cuento, un ilustrador o un escritor al elefante lector?
No puedo decidirme por uno solo, es imposible. Aprovechando este tiempo lluvioso y otoñal recomiendo uno de mis cuentos favoritos “Corre Mary, corre” de N.M Bodecker e ilustrado por Erik Blegvad.

Por último, ¿qué pregunta no le hemos hecho y le gustaría contestar?
No he echado de menos ninguna pregunta. Ha sido un verdadero placer contestar a tus preguntas. Como ilustradora solo deseo que mis dibujos y cuentos hagan pasar buenos ratos. Que alegren el alma, aunque sea un ratito.

domingo, 30 de octubre de 2011

Presentación del nuevo libro de Jorge Gonzalvo y Cecilia Varela

El próximo jueves 3 de  noviembre, la librería zaragozana El pequeño teatro de los libros será el escenario de presentación del nuevo libro de Jorge Gonzalvo y Cecilia Varela, Despedida de Tristeza,  editado por Lóguez Ediciones.

Después del éxito de crítica y ventas que obtuvieron con Te regalo un cuento, el escritor zaragozano Jorge Gonzalvo publica un nuevo álbum ilustrado acompañado de nuevo de las delicadas imágenes de la ilustradora argentina Cecilia Varela.
 

Participarán en la presentación:

Fernando Rivarés: periodista y agitador cultural.
Ester Sebastián: Lóguez Ediciones.

Jorge Gonzalvo: autor.

Además, habrá una pequeña sorpresa musical al final de la presentación con el grupo zaragozano La Ley que interpretará algunas canciones para despedir, como se debe, a la tristeza. 


Qué: Presentación del libro Despedida de Tristeza.
Cuándo: Jueves, 3 de noviembre. 20 horas.
Dónde: Librería El pequeño teatro de los libros. C/Silvestre Pérez 21. Zaragoza


"Normalmente cuando la Tristeza decide dejar la ciudad, lo hace sin equipaje ni revistas para entretenerse por el camino"




domingo, 23 de octubre de 2011

EL CATALEJO



Un cuento sobre la amistad vista a través de un divertido catalejo, por el que puedes observar cosas sorprendentes, fantásticas. 



Ilustraciones sensibles y coloristas que complementan un texto mágico.




Libro ilustrado publicado por Almadraba. Escrito por Marta Serra Muñoz e ilustrado por Violeta Lópiz.


“Con el catalejo pueden verse cosas que no se ven a simple vista”.




viernes, 7 de octubre de 2011

EL MAGO TROPEZÓN


Ilustración de www.srtaladidilemas.com

¡Pobre mago! Cada  vez que actúa los trucos le salen al revés y en lugar de aplausos, sólo consigue burlas y silbidos de desagrado. No sabe qué hacer. Ensaya y ensaya… ¿Tendrá esta noche la ocasión de lucirse? Debe actuar en un gran teatro. El dueño ha prometido contratarlo para varias funciones si al público le gusta su magia.
A la hora del espectáculo la gente colma las plateas. Las luces están encendidas y todos esperan que el mago se presente. Sobre el escenario están sus elementos mágicos. Una música llena de suavidad y misterio suena al comenzar…
Tropezón y su ayudante, la hermosa Titina Poligriya hacen su aparición. Él,  de negro, con galera oscura y zapatos plateados, al igual que su varita mágica. Ella: una túnica roja y oro, los ojos pintados de azul y plumas color fuego en el pelo. Calza sandalias altísimas bordadas en piedras… ¡Se ha anunciado función de lujo!
La música se detiene, las luces van apagándose. Un reflector ilumina el escenario… El artista hará un truco con naipes gigantes…Explica  qué carta debe aparecer, mueve la varita y pronuncia las palabras mágicas:
-¡Chiriripín , chiripiuska,
que se haga la magiuska!
En lugar de la carta esperada, salen  volando todas las cuentas que el mago debe pagar. Son tantas que tapan las cabezas de la primera fila de asientos por completo.
En medio de un silencio terrible y sin ponerse nervioso, Tropezón hará el truco de la galera y el conejo. Mueve la varita. Pronuncia las palabras mágicas:
-¡Chiriripín , chiripiuska,
que se haga la magiuska!
Salen una gallina con cinco pollitos que caminan por el pasillo central del teatro y van a la salida como saludando entre cacareos y pío- píos…Vuelve el silencio.
Es el turno de las cajas mágicas con palomas…Se prepara el mago y Titina Poligriya le acerca lo necesario. Mueve la varita. Pronuncia las palabras mágicas:
-¡Chiriripín , chiripiuska,
que se haga la magiuska!
Aparecen dos ranas y un loro. Titina grita como loca, se le quiebra un taco y el loro se le posa en su cabeza…El público permanece en silencio total…
Esta vez no fallará. Con unas sogas especiales es atado por Poligriya, él se desatará y los errores se olvidarán. Mueve la varita. Pronuncia las palabras mágicas:
-¡Chiriripín , chiripiuska,
que se haga la magiuska!
Al instante se produce en el escenario un movimiento de sogas, brazos y piernas tal que Tropezón parece un paquete del correo, pero con galera. Silencio…
De pronto, estallan carcajadas gruesas y finitas, aplausos como truenos Los asistentes lloran de la risa. Algunos se ponen de pie para felicitar al mago y otros se acercan al dueño del teatro para decirle que se han divertido muchísimo. Tropezón y Titina Poligriya, al borde del desmayo, escuchan:
-¡Este espectáculo cómico está contratado!
Y de tanto desastre, nace un nuevo éxito…La suerte del mago ha cambiado.

MARÍA ALICIA ESAIN©2006

sábado, 1 de octubre de 2011

ENVUELTO PARA RELATO 2011


El pasado fin de semana pudimos disfrutar de Envuelto para relato, las jornadas de LIJ en Zaragoza que organizaron el equipo de Atrapavientos. Con la intención de dinamizar la actividad en torno al género, se organizaron mesas redondas, talleres, charlas y la exposición solidaria “En el fondo del cajón”.



El evento pretendía recorrer todos los pasos que se siguen en la creación de un libro ilustrado, con esta intención el primer día fue el turno de las editoras y libreras que trataron de adivinar qué libros funciona bien. ¿Los libros que funcionan bien son los que se venden?, ¿la calidad literaria va unida a las ventas? Dieron respuesta a estas cuestiones Eva Cosculluela de la Librería Los portadores de sueños, Carolina Peláez de la Librería El pequeño teatro de los libros, Arianna Squilloni de la editorial A buen paso y Isabel Martínez de la editorial Imaginarium.

“Inesperadamente hay libros que venden muchísimo y otros que pese a poseer mayor calidad literaria no se venden tanto” Arianna Squilloni.

El sábado se centró en el proceso creativo, las libreras Eva Cosculluela y Carolina Peláez hablaron de los libros que atrapan, Pablo Albo respondió a cuestiones como ¿para qué contamos un cuento? o ¿cómo contarlo?

“El valor máximo de un cuento es el de la literatura, el arte. El valor de leer o escuchar una historia es suficiente”. Pablo Albo



La tarde del sábado concluyó con la mesa redonda de los ilustradores y escritores. Fue momento para conocer el proceso creativo de cada autor o la relación escritor-editor. De estos temas hablaron los escritores Daniel Nesquens y Ana Tortosa, y los ilustradores Elisa Arguilé y Jacobo Muñiz.


Mamen Delpon de Atrapavientos afirma que “el evento ha cumplido las expectativas con creces. Envuelto para relato comenzó siendo un evento pequeño que se iba a desarrollar en un espacio más pequeño. Cuando Ibercaja nos ofreció la utilización de sus instalaciones pudimos pensar en realizar muchas más cosas, que fueron enriqueciendo el proyecto. El ambiente ha sido fantástico, los ponentes han ofrecido unos talleres en los que los talleristas han jugado, han participado, se les ha hecho pensar y conocer el mundo del álbum ilustrado mejor. Las charlas según los asistentes han sido clarificadoras en algunos casos, entretenidas, divertidas, llenas de contenido interesante, en cualquier caso. El número de asistentes bastante elevado. Creemos que para ser la primera edición no podemos pedir más”.




Desde Atrapavientos esperan repetir el evento: “hemos quedado muy satisfechos con la experiencia y creemos que este tipo de eventos no tienen que desaparecer sino crecer y enriquecerse. La valoración es muy positiva. Creemos que las personas que han intervenido en los talleres, en las mesas redondas y en cada una de las charlas sienten pasión por la literatura infantil y juvenil y creo que han sabido transmitirlo de una manera impecable. Todos ellos tienen el suficiente bagaje para dotar las charlas de puntos de vista que han hecho pensar a los asistentes. Los moderadores de las mesas han sabido sacar partido a los ponentes y que cada mesa redonda fuera una lección en si misma. Creo que los astros se han juntado para que estas jornadas fueran perfectas”.

Además de las charlas, los talleres y las mesas redondas, en Envuelto para relato pudimos ver una exposición benéfica donde ilustradores y escritores nacionales e internacionales donaron obras para su venta con la intención de recoger fondos para el Bubisher. Mamen explica cómo surgió la iniciativa y su resultado, “la exposición benéfica y efímera En el fondo del cajón surgió de un comentario de Daniel Nesquens una tarde de verano en un café. Nos habló de una venta de originales para la obtención de fondos para un proyecto solidario y nos encantó. La segunda parte fue ponernos en contacto con ilustradores y escritores para que nos hicieran sus aportaciones para una buena causa y encontrar la causa que nos pareciera más adecuada. El Proyecto Bubisher nos pareció precioso, enviar libros a un bibliobús para los niños del Sahara, era solidario y además tenía que ver con la literatura infantil y juvenil. La respuesta de todo el mundo nos abrumó. Los artistas son la gente más generosa del mundo. Nos llegaron un montón de originales no sólo de España sino del resto del mundo. Ellos se pusieron en contacto y se contaron el proyecto y el aluvión de textos, bocetos e ilustraciones fue increíble. Desde aquí gracias a todos los que han hecho posible esta exposición”.




Además las ventas de originales fueron muy bien: “nosotros nos dábamos por satisfechos si hubiéramos llagado a vender 100 originales, ya nos parecía una buena cifra, pero hemos llegado a los 150 y estamos encantados y agradecidos. Sólo nos falta ver la cara de los niños cuando puedan leer esos libros. Esa es la mayor satisfacción y el mejor premio que nos pueden dar. Este es el espíritu de Atrapavientos”.

Por otro lado, los participantes del evento destacan sobre todo el entusiasmo y la organización. “Destaco la organización, hemos de tener en cuenta que era una iniciativa privada de tres personas. Atrapavientos consigue que el libro infantil eclipse los medios (radio, televisión y prensa escrita). Por tanto siempre es positivo”. Carolina Peláez de El pequeño teatro de los libros.

El ilustrador Jacobo Muñiz destaca el entusiasmo, pues “les permitió crear de la nada, apoyándose en sus ganas de hacer cosas, unas jornadas la mar de completas en las que se abordaron todos los aspectos referidos a la creación de un álbum, desde la participación de los autores a la de los libreros, pasando por la labor editorial”.



La valoración de todos los asistentes fue muy positiva, en opinión de Jacobo Muñiz “resulta sumamente complicado abordar “por primera vez” todos los detalles de un evento como este y obtener tan buenos resultados. Los chicos de Atrapavientos hicieron gala de una gran capacidad organizadora que implicó grandes dosis de planificación y dotes imaginativas. Gracias a ella, pudimos disfrutar de unas jornadas que combinaron la parte expositiva de los talleres, las charlas y las mesas redondas con una interesante muestra de ilustraciones destinadas a la venta para fines benéficos, la bonita propuesta del tendedero de ideas y la actuación mágica de Pedro el ilusionista”.


Cada ponente aportó su experiencia y conocimientos, para algunos fue una oportunidad de participar por primera vez en una mesa redonda, Jacobo Muñiz nos cuenta que “hasta el día de la ponencia nunca había hablado en público de manera que, cuando en su día Jorge Gonzalvo me invitó a impartir el taller, dudé seriamente si aceptar o no. Al final, tomé la decisión de asistir por tres motivos: su entusiasmo, las ganas de conocer mis límites y porque impartir una ponencia requiere, al menos en mi caso, un esfuerzo considerable en cuanto a organización de las propias ideas (es conocido el dicho de que uno no aprende “algo” realmente hasta que no se lo enseña a otro). Preparé mi participación lo mejor que pude pero los nervios me traicionaron y no fui capaz de transmitir lo que pretendía. De manera que creo que ésta fue mi primera y última vez como ponente. Aunque no me arrepiento de haber asistido y me siento muy agradecido, prefiero estar en el papel de observador. Zapatero a tus zapatos”.


También para Carolina fue “una experiencia GA-RRA-FAL; era la primera vez que recomendaba libros fuera de mi entorno natural, la librería, y la primera mesa redonda en la que participaba. Así que, sin comentarios”.


Como dice Jacobo “fueron dos días muy intensos”. Tanto los asistentes a los talleres como los oyentes aprendieron y compartieron ideas, anécdotas, sueños… Jacobo afirma que “aprendió, en todos los aspectos, en lo personal tuve la ocasión de explorar mis límites, como decía hace un momento. También conocí a gente estupenda con ideas sumamente enriquecedoras y a personas que lo abandonaron todo por un sueño. Profesionalmente, me resultó de gran ayuda tener la ocasión de contemplar el mundo editorial desde varios puntos de vista. Como ilustrador uno tiende a obcecarse con el papel que le toca interpretar en el libro y se arriesga a olvidar que no es más que una pieza más del juego de engranajes que llega hasta la persona que decide leerlo. Escuchar la visión de los otros componentes del mecanismo (escritores, editores, libreros) proporciona una perspectiva mucho más amplia y rica. Ahora que lo pienso, quizá haya faltado en las jornadas un foro en el que se escuchara la opinión de quienes reciben nuestras obras y no están implicados en su producción: los lectores”.



Nosotros volveremos, Jacobo volvería “como ponente no, desde luego. Como asistente a talleres y charlas lo haría encantado”. Carolina volvería “sí claro, ahora he aprendido la lección, (lo he tenido que escribir 100 veces), no debo ponerme nerviosa, no debo ponerme nerviosa, no debo...” Y vosotros, ¿volveríais?
Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.