jueves, 9 de mayo de 2013

Hacia una crítica sin adjetivos: la crítica negativa


Como ya os conté, el elefante imparte, gracias a Atrapavientos, un curso sobre Crítica LIJ, en su primera edición surgieron varios temas de debate, hace unos posts atrás hablamos sobre una crítica sin adjetivos. Hoy quiero trasmitir la siguiente cuestión: Si hay tan poco espacio para la LIJ en los medios, ¿tiene sentido publicar crítica negativa?

Sigo estirando el artículo del escritor uruguayo Germán Machado sobre la relación crítica y LIJ, me parece que realiza un repaso coherente por los temas más interesantes. El inicio de su escrito dice así: “En estos días leí una reseña de un libro de LIJ publicada en uno de los semanarios culturales más importantes de nuestro medio: El País Cultural. Esa reseña me llamó mucho la atención y me exigió pensar un poco en la función de la crítica (o en su ausencia)”. Germán señala que se trata de una crítica negativa destemplada, dura, descalificadora de un título publicado, poco frecuente en prensa. Comenta que “le sorprendió encontrar una “crítica” así de un libro de un autor importante con una trayectoria destacada, alguien que escribió libros de referencia en la última década, libros que significaron un soplo de aire fresco, un autor de títulos galardonados una y otra vez en concursos literarios nacionales, un autor con un merecido reconocimiento internacional”. Toda esta reflexión deriva en la cuestión a la que hacía referencia antes, él la expresa así: “No se explica que allí donde se dedica tan poco espacio para la promoción de libros de LIJ se coloque una reseña desfavorable: ¿qué necesidad?”.

Ahora bien, Ana Garralón, en su artículo “La críticaes bella”, nos recuerda que “la primera función de la crítica es descubrir libros importantes que no deberían pasar desapercibidos, pero también escribir sobre aquellos libros que están injustamente de moda, para advertir de los libros que no vale la pena leer, para esclarecer hacia dónde va la producción, para dar pautas de elección personal de cada uno, y sobre todo, para incitar a leer, para mostrar que la literatura para niños está viva, para elegir”.
 
Entonces, volvemos a la cuestión inicial: ¿hay espacio para la crítica negativa en LIJ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.