martes, 24 de abril de 2012

La crítica LIJ

Hace unos días publiqué una crítica del libro El actor de A buen paso en el diario digital Siglo XXI. Me decidí a colaborar en el periódico porque considero que la LIJ necesita difusión en los medios de comunicación. Porque como dice Ana Garralón en su artículo La crítica es bella. Cómo analizar los libros para niños, los libros infantiles ocupan un buen lugar y se venden, pero no tienen todavía el sitio que merecen en los medios culturales. El artículo de Ana me sirvió de mucho, sobre todo para saber de qué libros quería hablar y cómo hacerlo. 

La producción de libros infantiles crece y crece, y por eso es importante decidir qué libros tratar. En este primer artículo, quise seleccionar un libro que me impactó por su belleza desde las primeras ilustraciones que pude ver en la web de A buen paso, y cuando lo leí, se completó la primera sensación que tuve al ver los primeros bocetos de El Actor de Simone Rea. Quise hablar de A buen paso, porque es una editorial valiente, con carácter y bonita. Y escogí El actor con total libertad, porque desde mi humilde punto de vista, basado en mis conocimientos sobre LIJ, considero que es un buen libro y merece difusión. Ni criterios económicos, ni pedagógicos, simplemente el de descubrir un libro que considero no debería pasar desapercibido.
 
 

En la crítica decía que la primera vez que vi este álbum ilustrado, no pude dejar de releerlo varias veces, y pensé que nunca había visto nada igual. Y que El actor es un álbum ilustrado en toda regla, porque la primera lectura no es igual a la segunda, pues las ilustraciones agregan la vista personal del ilustrador. Al redactar los temas de los que trata El actor, pensé que cabía la posibilidad de que los adultos al leer el artículo, pensaran que no era un libro para niños, por lo que intenté alentar en dirección contraria. Porque no hay que buscar solo criterios pedagógicos, ni comprar los libros que nos destacan en las estanterías de los centros comerciales, hay que conocer, y a los niños también les gustan las cosas bonitas y con gusto. Yo creo que ahora la LIJ va en ese camino, se separa de lo cursi y ñoño y sobre todo del didactismo. 


1 comentario:

  1. Tus palabras me parecen muy acertadas... espero conseguir para mi collección "El autor"... LA LIJ ES LITERATURA CON MAYÚSCULAS, gracias...

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.