martes, 7 de julio de 2015

Elefantes de papel. Primera parte.


 La literatura infantil y juvenil está llena de elefantes, quizá sea porque son grandes, interesantes y fuertes, pero me gusta pensar que sobre todo es por su inteligencia y humanidad.


Si ponemos en google “inteligencia de los elefantes” podréis ver la cantidad de entradas relacionadas, incluso una propia en Wikipedia que destaca características como duelo psicológico, el aprendizaje, el mimetismo, el cuidado maternal, el juego, el altruismo, el uso de herramientas, la compasión, la cooperación, la conciencia de sí mismos, la memoria y el lenguaje.


Cualquier animal puede poseer estar características especiales si un escritor quiere dárselas, pero realmente sabemos que pocos animales son capaces. Muchos escritores a lo largo del tiempo se han dejado seducir por sus innumerables cualidades, entre ellos Kipling, el escritor del conocido “Libro de la selva”, que escribió varios relatos sobre elefantes, como “El pequeño elefante”, dentro del libro “Kipling ilustrado” que Kalandraka publicó hace unos años. 



 
Con este superlibro se inauguró una exposición homónima en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) que tuve la suerte de ir a ver. El libro reúne siete relatos del escritor británico de origen indio, ilustrados por los artistas plásticos contemporáneos: Ajubel, Pablo Amargo, Isidro Ferrer, Pep Montserrat, Pablo Auladell, Paco Giménez y Arnal Ballester.

No creo que Kipling eligiera al azar el animal protagonista de la historia “El pequeño elefante”. Kipling vivó en la India y su cultura impregnó su literatura. En la India el elefante es un animal muy venerado, casi por encima de las famosas vacas sagradas. Pensar en ese dios hindú de cabeza de elefante, ¿no lo recordáis? Se llama Ganesha y es patrono de las artes y las ciencias, dios de la inteligencia y la sabiduría, además de ahuyentador de obstáculos. No por nada el elefante de la historia era todo un cuestionador nato. Las originales ilustraciones de Pablo Amargo son todo un regalo, igual que el resto del libro, que fue premiado con el Premio Nacional de edición 2011. 
 
Más recientes son estos dos álbumes ilustrados:




 “La pregunta del elefante” libro escrito por Leen Van Den Berg e ilustrado por Kaatje Vermeire. Lo edita Barbara Fiore. La historia gira en torno a una pregunta clave: “¿cómo se puede saber si se quiere a alguien?”. Otro elefante que pregunta, en este caso algo mucho más filosófico y trascendental. Los animales y personas del bosque parecen tener la respuesta, pero todo invita a una reflexión personal e individual en la que nos podemos ver reflejados en ese elefante preguntón. Sin perder de vista las ilustraciones, que envuelven de una atmósfera interesante, casi mágica, a esta historia con toques de retoricidad. 



“Un elefante rosa” de Lucía Serrano editado por Narval. Mientras en las historias anteriores el elefante es un animal inteligente, en este libro el elefante es una ilusión, una metáfora, curiosamente no es la primera vez que se utiliza este animal para generar esa sensación. En esta historia aparecen elefantes rosas en una casa familiar que solo parece ver el pequeño de la familia, cada día aparecen más elefantes, hasta que un día se le ocurre una solución para que los elefantes se vayan volando. Las ilustraciones funcionan muy bien con un texto sencillo pero con diversas interpretaciones, que es lo que hace de esta historia con elefantes algo curioso.

Prefiero a los elefantes inteligentes, pero la verdad es que también veo elefantes que creo que solo veo yo, así que me quedo con todos estos elefantes en mi estantería, elefantes de papel. 

Por último, quería compartir con vosotros un hecho importante para los elefantes de verdad, en la web de Avaaz podemos leer que cada día mueren 100 elefantes, algunas veces a tiros desde un helicóptero, otras por mutilación de la cara a machete mientras todavía estaban vivos, solo para producir baratijas de marfil. Así que, si os apetece podéis participar desde este enlace para evitar estas desgracias. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.