martes, 15 de octubre de 2013

Entrevista Beatriz Sanjuán

 
Foto de Sergio Lairla
Beatriz Sanjuán es licenciada en Filología hispánica y especialista  en Promoción de la lectura y literatura infantil, dirige la empresa VIA LIBRI.


Desde 1994 ha realizado programas de formación lectora con diversos organismos públicos y privados. Podemos destacar su Escalera de libros -talleres de lectura compartida para bebés y familias-, Mil formas de leer y de contar –proyecto de lectura y creación en centros escolares-, Todo el mundo cuenta –ciclos para diversos ayuntamientos- e Itinerarios de lectura –propuestas docentes y de selección para profesorado de todos los niveles educativos.


Forma parte del Equipo TresBrujas de Gestión Cultural, ubicado en Gijón, donde además de actuaciones en los campos ya mencionados realiza labores de edición. Algunos dicen que cuando narra cuentos se transforma en duende.”

¿Qué hacen tres brujas en una librería?

El mundo del libro es muy amplio, y las librerías son uno de sus escenarios principales, como las bibliotecas y la escuela, donde también estamos. Cada espacio nos permite comprender aspectos diferentes de esa realidad compleja.


Su trabajo en la librería El bosque de la maga colibrí se centra en los talleres para padres y bebés que organiza, ¿cómo seleccionar buenas obras para leer con bebés? 

La selección es uno de los puntos fuertes de nuestro trabajo, la que aporta el profesional al triángulo de la lectura compartida: libros, lectores y mediadores. En nuestros talleres animamos a que el libro actúe como punto de encuentro en una relación de afecto y comunicación. Miles de “lecturas” hacen esta función cuando los protagonistas (los pequeños y sus familias) viven ese objetivo: La palabra, especialmente la de origen popular, dibuja un camino para descubrir juntos el mundo. Las obras que nosotras seleccionamos, aunque tengamos en cuenta el análisis y la crítica especializadas, están avaladas sobre todo por la experiencia: Comprobamos, repetidamente, que ayudan a crear y fortalecer esa conexión, que aportan nuevas vías de exploración, que permanecen como bases del diálogo posterior, la comprensión de quiénes somos y el placer estético y vital de la gratuidad.

Ilustración de André da Loba


En los libros para bebés, ¿se ve la calidad mermada por el peso del mercado con más facilidad que en los libros para más mayores?

En cierto sentido, si hablamos propiamente de libros, no: En la franja 0-3 hay menos problemas de sobreproducción que en las siguientes, porque los bebés son poco permeables a la publicidad, y sus familias están más interesadas en que les guste el libro que en otros objetivos que luego se hacen prioritarios, como el didactismo. Pero también hay muchos productos con aspecto de libros y que por su contenido no lo son, y esos sí están totalmente sujetos al mercado.


¿Hasta qué punto es importante el libro-objeto en la lectura con bebés? Es decir, ¿hasta qué punto los bebés necesitan la ayuda de un objeto para poder atender a una historia? 

Los bebés necesitan “los objetos”, lo físico, para todo; Pero su primer libro son sus padres: su voz, el calor y el ritmo que acompañan a las palabras. Son parámetros físicos que ellos pueden y necesitan leer. Pronto empezarán a medir y pesar el libro como objeto físico donde reconocen el encuentro con la palabra; todos los recursos que conecten, por ejemplo, el descubrimiento de su esquema corporal con la experiencia de contar quiénes y cómo somos, captarán poderosamente su atención.


¿Hasta los libros más sencillos para bebés deben tener una historia narrativa? 

No. No todas las lecturas son narrativas, para nadie (ni adultos ni niños). Lo que sí deben tener es una secuencia lógica: una relación necesaria (y comprensible para su momento madurativo) entre las partes del discurso, ya sea verbal, visual, matemático…


¿Qué libros muestra o utiliza en sus talleres?

Muchos, claro. Una de mis selecciones es la Escalera de Libros, con 100 títulos para la lectura compartida en los primeros años. Están ordenados según el modo en que los niños avanzan en su relación con los libros. Es algo antigua, pero la mayoría de las obras pueden considerarse clásicos de la literatura infantil y, si han sido descatalogadas, merece la pena buscarlas en las bibliotecas. El documento está disponible en internet:


En mis talleres suelo empezar con seis o siete que llamo “Libros de bienvenida”. Son títulos que crean una conexión inmediata con la mayoría de los bebés, y de ese modo me sirven para que las familias vean con sus propios ojos que no me invento lo que les estoy contando sobre la respuesta de sus pequeños a la lectura:



¿Hay algún tipo de ilustraciones que sean más recomendables para los libros de niños y niñas de 0 a 3 años? 

Como para los demás lectores, la variedad es lo mejor, lo que más les hace crecer; Pero el mercado quiere garantías: arriesgarse en la búsqueda de nuevos caminos no es una decisión que ayude a vender.


Continúe la frase: un bebé que lee será un adulto… Lo siento, ese tipo de frases está completamente fuera de mi estilo, suponen un prejuicio. Suelo decir que un bebé no es un programa, una respuesta a nuestras expectativas. Es un ser humano sorprendente y acompañarle en su camino es uno de los mayores privilegios que nos da la vida. 
   
Junto a Olalla Hernández y Lara Meana han creado Rutas de lectura, guía para trabajar la comunicación en el aula, ¿nos cuenta el proyecto?

Desde hace muchos años utilizamos el álbum ilustrado como base para la lectura compartida en el aula, porque promueve el encuentro, el diálogo y la crítica. Las experiencias que genera son tan intensas que a menudo transforman la práctica docente de aquellos que lo descubren. Sin embargo tiene poca presencia en la programación de los centros: La imagen se considera una distracción y los textos, en general, demasiado breves. La Guía intenta ser tan motivadora y estructurada que cualquiera pueda probar la metodología y ver por sí mismo las grandes oportunidades que ofrece.



  
¿Recomienda un libro al elefante? 

Siempre es difícil elegir sólo uno. Como ya le recomendé mis imprescindibles para bebés, voy a quedarme con el que regalo a todos mis amigos cuando nace su primer hijo: La primera vez que nací, de VincentCuvellier y Charles Dutertre, editado por SM. Una obra llena de ternura y humor, que no puedo leer sin emocionarme.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
Todas las entradas de El Elefante Lector están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.